Deporte

Argentina en semi-finales del Mundial de Baloncesto.

Argentina dinamitó el Mundial con su ya histórica competitividad. Su hambre es legendaria. Con ella compensó el déficit físico que tenía ante la temible Serbia. “Siento una felicidad absoluta. Tuvimos un gran partido colectivo. Hay que disfrutar de un triunfo de tal magnitud. Pero también seguir. Ir por más, sin conformarnos”, decía Campazzo.

Al descanso, los balcánicos avasallaban en el rebote:8-25 con 12 ofensivos. Los argentinos lo compensaban con acierto exterior (9/16) y una defensa feroz. En el intermedio, 54-49. A Djordjevic se le llevaban los demonios.Su selección venía de encajar 66,2 puntos de media. Jokic y Bogdanovic estaban en sus números, pero nada cómodos.

Leer mas